Buscan mejorar la conservación de frutas y verduras
Optimización de procesos de conservación
Jue, 03/05/2018 - 11:59

Equipo de investigación del CONICET desarrolla en la UNVM un proyecto centrado en optimizar estrategias de conservación de frutas y hortalizas en la región de Villa María.

 

En los laboratorios de la Universidad Nacional de Villa María, un equipo de investigación del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) realiza un trabajo que promete ser bisagra para el sector frutihortícola local. El mismo consiste en desarrollar, evaluar y optimizar estrategias de conservación de frutas y hortalizas de la región de Villa María para mejorar la estabilidad, calidad y valor agregado. 

El equipo está compuesto por Emiliano Badin, Ingeniero en Tecnología de Alimentos, graduado en esta casa de altos estudios y ahora becario doctoral de CONICET, la Dra. Yanina Rossi y el Dr. Alejandro Lespinard, a cargo de la dirección del proyecto.

La investigación se centra en optimizar el tratamiento térmico para garantizar que el alimento sea inocuo, es decir, que se pueda consumir sin riesgo para la salud de quien lo ingiere, y a su vez prolongar su vida útil y minimizar la pérdida de los componentes nutricionales y sensoriales que posee.

Actualmente se trabaja en la producción frutihortícola local: berries (frambuesa y zarzamora), tomate y pimiento. Según comenta Badin, quien se dedica al estudio de la pulpa de frambuesa que es provista por la empresa local YUCCO Frutos, el tratamiento térmico es necesario para garantizar que el consumidor se encuentre con un alimento saludable desde el punto de vista microbiológico, aunque es necesario lograr un equilibrio entre la búsqueda de la inocuidad y el cuidado de los nutrientes que éste posee, “más aún cuando se trata de alimentos como los berries en general, que aportan cantidades importantes de componentes antioxidantes a la dieta de quien los consume”, indicó.

A partir de los resultados que se obtuvieron se desarrollan cinéticas de degradación, es decir pérdidas de color, antocianinas, vitamina C y polifenoles en pulpa de frambuesa sometida a diferentes tratamientos térmicos. Estas cinéticas son luego empleadas para la construcción de modelos de simulación computacional.

De esta manera, la investigación servirá para desarrollar formas de conservación que permitan mantener los nutrientes naturales del alimento y al mismo tiempo eliminar las bacterias generando así alimentos seguros y que aporten significativamente a la salud del consumidor.

 

Perfil del Investigador 

Emiliano Badin tiene 30 años y es de Leones. Se recibió en la Universidad Nacional de Villa María de la carrera Ingeniería en Tecnología de Alimentos. Actualmente es becario doctoral de Conicet donde realiza su investigación y cursa el Doctorado en Ciencias de la Ingeniería en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC).


Compartí esta publicación