Punto de encuentro
La “Usina Cultural” abrió sus puertas
Mié, 29/03/2017 - 10:47

Funciona en la Casona Sobral, recuperada y adaptada como espacio de creación artístico - cultural. Se inauguró con muestras que conmemoran el legado del educador, la obra de Edith Vera y la Memoria.

 

En un edificio emblemático para la ciudad, la Usina Cultural (UC) ya está latiendo como espacio de expresión, innovación y creatividad. 
 
La iniciativa gestionada conjuntamente por la Universidad Nacional de Villa María (UNVM) y la Municipalidad de Villa María abrió sus puertas en Sabattini 51, dirección de la antigua Casona construida en 1910 que perteneciera al educador Antonio Sobral.
 
El punto de encuentro, cruce y convergencia de los múltiples lenguajes y disciplinas artísticas tuvo su inauguración oficial el martes 28 de marzo. En la oportunidad, el rector Luis Negretti y el intendente Martín Gill, habilitaron formalmente el edificio que fue reacondicionado para albergar muestras, intervenciones e instalaciones visuales y performáticas que serán proyectadas y definidas colectivamente por artistas, especialistas, creadores, investigadores, comunidad educativa y vecinos.
 
“Estamos saldando una deuda con la ciudad al abrir las puertas de un espacio cultural participativo y de altísima movilidad; de un espacio de mixturas donde se entremezclarán las nuevas expresiones artísticas y las tradicionales, donde visibilizarán su arte los artistas emergentes y los consagrados, donde se producirá el encuentro directo entre los creadores y el público de la Villa María y la región”, sostuvo Negretti.
 
A su turno, el titular del Departamento Ejecutivo Municipal afirmó: “gestar un espacio para el pensamiento, para la investigación, para la creatividad y para la innovación hace que Villa María se trasforme en un polo cultural para la provincia de Córdoba”. 
 

Para su apertura, la agenda inaugural de la UC contó con la instalación “Ni Acaso Mil Hogueras” sobre los libros prohibidos durante la dictadura militar, la exposición temporal que recuerda la obra de la escritora local Edith Vera y la muestra permanente que homenajea el legado político, social y educativo de Antonio Sobral. Se trata del desarrollo inicial de diversas actividades para la ciudad y región que se sucederán durante el año dentro de la “casa de puertas abiertas” -nombre impuesto por los integrantes y descendientes de la familia Sobral al inmueble ubicado sobre avenida Sabattini-. 
 

Apuesta a la cultura local y regional
En septiembre de 2015 la UNVM inauguró la obra de puesta en valor y jerarquización de la Casona Sobral, inmueble que en 2009 fue cedido en comodato por el Ministerio de Educación de la Provincia.
 
La primera etapa de trabajo incluyó la recuperación integral de fachada y espacios interiores, la restauración y pintado de salones, molduras, pisos y cielorrasos, además de la reparación de luminarias, herrería y carpintería en general.
 
Tras permanecer cerrada, se proyectó su reapertura como Usina Cultural de gestión compartida entre la casa de altos estudios y el municipio. La iniciativa imaginada por quien hoy ocupa la dirección de este espacio, doctora María Laura Gili, preveía revalorizar el patrimonio integral pedagógico - político urbano, favorecer el potencial creativo de la ciudadanía y facilitar el acceso a la producción cultural y a los bienes culturales de la ciudad y región.
 
Aprobada esta propuesta, inició una nueva etapa de obra para adaptar, modernizar y readecuar el edificio que data de 1910 en un espacio multifuncional. Conservando su historia y su significación simbólica, en la restaurada Casona Sobral recientemente inaugurada bajo el formato de UC se intervinieron 600 metros cuadrados para distribuir aulas, salón para presentaciones y performances, ambientes adaptados para muestras y exposiciones transitorias, espacio multiuso a cielo abierto, caja negra (espacio cerrado para expresiones sensoriales), sala de informática, cafetería y oficinas destinadas a Atención al Público, Dirección, Subsecretaría de Cultura de la Municipalidad de Villa María y Centro de Estudios Sobralianos.
 
Cabe precisar que su puesta en valor demandó una inversión superior a los 5 millones de pesos.
 


Compartí esta publicación