25.000 pesos que valen mucho más
Nuevos ingenieros “Delta G” en la UNVM
Lun, 10/08/2015 - 09:33

Los primeros 31 ingenieros egresados recibieron sus becas de estímulo a la graduación. Más allá del dinero, todos coincidieron en que el programa nacional les permitió lograr el objetivo largamente postergado.

 

El Teatrino del Campus universitario fue el escenario elegido para la entrega de las primeras 31 becas estímulo a la graduación de ingenieros en la UNVM, previstas en el Programa “Delta G”. Por la significación de alcanzar el título universitario, máxime en personas que dejaron la actividad académica hace años, tornó sumamente emotivo el momento.

 

El decano del Instituto Académico Pedagógico de Ciencias Básicas y Aplicadas (IAPCBA), ingeniero Germán Cassetta, expresó que con programas como éste, que suponen tutorías y acompañamientos, “la Universidad asume su parte de responsabilidad” en el hecho de que no se haya podido terminar los estudios. Resaltó además que la segunda convocatoria Delta G, que ya está en marcha, ha duplicado a la primera, con cien alumnos participantes.

 

El Delta G es un programa enmarcado en el Plan Estratégico de Formación de Ingenieros (PEFI), que lleva adelante la Secretaría de Políticas Universitarias de la Nación (SPU). Está destinado a personas que, adeudando no más de dos materias y el trabajo final de grado, no han obtenido el título y han dejado la actividad académica por un lapso superior al año. En general, se trata de personas que han sido absorbidos por el mercado laboral, y han pospuesto la graduación de forma indefinida.

 

 

Historias de vida

Muchos de los nuevos graduados de la UNVM se animaron a contar ayer sus experiencias, resaltando el valor de alcanzar finalmente el título. Todos coincidieron en señalar que no graduarse les suponía “una deuda”. Todas las historias fueron particulares, cada uno con su situación y sus ganas. Carlos contó la suya, tras doce años de dejar los claustros. Muy emocionado, señaló “la importancia que tiene un programa que apunta a recuperar personas, pensado para poder tener gente que le sirva a un proyecto de país”.

 

También hizo uso de la palabra Martín Gill, quien encabezaba la SPU al momento de lanzar el Delta G. Explicó que el objetivo era llegar a los 10.000 nuevos ingenieros por año, y que gracias al programa se alcanzó la meta, prevista para 2020, en 2014. “Agentina necesita más y mejores ingenieros”, afirmó, para recordar que “lanzamos la convocatoria aspirando a tener 1.000 aspirantes, nos llegaron 3.900 solicitudes”. De esas, 3.600 estaban en condiciones de participar del programa y finalmente 2.500 lograron graduarse. Resaltó además que en Villa María, entre la UNVM y la UTN, son un centenar los nuevos ingenieros, y expresó: “Los 25.000 pesos son simbólicos, pero fueron necesarios para hacer el click y ponerse el objetivo”.

 

En el acto, también estuvieron presentes la directora del Progama de Calidad Universitaria de la SPU, Mariana Fernández; el vicerrector de la UTN, Pablo Rosso; y los decanos de Ciencias Humanas y Ciencias Sociales, Luis Negretti y Aldo Paredes.


Compartí esta publicación