Una pantalla abierta al mundo
Arrancó la quinta temporada de Cine Club Universitario
Vie, 16/03/2012 - 10:43

Con un ciclo dedicado a la dupla conformada por Anthony Hopkins y Emma Thompson, este espacio largó su temporada 2012. Su director, el realizador Pedro Klimovsky, hizo un balance de este proyecto que, con entrada libre y gratuita, ha logrado convertirse en ineludible propuesta cultural de la Villa.Podría hablarse de la breve historia del Cineclub Universitario en términos eminentemente numéricos. Y entonces tendríamos que, en 4 años de vida, se gestaron unos 35 ciclos, se proyectaron unas 140 películas y hubo unos 6.000 espectadores en sus butacas. Y estos datos no son para despreciar en una ciudad donde hasta 2008, no había una tradición cineclubista sostenida. Sin embargo, hablar sólo de números sería dejar afuera una arista fundamental: la humana. Y es que a lo largo de estos 4 años de vida, el Cineclub se convirtió en propuesta cultural ineludible para los villamarienses de todas las edades y extracciones sociales. Y eso, al decir de su director, magíster Pedro Klimovsky “es todo un éxito. Hemos conseguido no ser ni una moda pasajera ni un estrepitoso fracaso; tan sólo un ámbito donde la gente va fluctuando pero de manera sostenida. Tenemos espectadores de fierro que asisten a casi todas las películas -como un grupo muy fiel de mujeres del PEUAM- y otros que vienen o dejan de venir de acuerdo al ciclo”.Respecto a las propuestas fílmicas de cada mes, Klimovsky comenta que “la convocatoria es absolutamente aleatoria. Hubo ciclos que atrajeron muchísima gente y otros no tanto. Pensamos, por ejemplo, que las películas del Neorrealismo Italiano iban a convocar, pero no fue así. Después hicimos una propuesta mucho más difícil, con realizadores de Europa del Este, e inexplicablemente fue a sala llena las 4 noches”.Por el proyector del cineclub pasaron decenas de directores de países tan disímiles como Estados Unidos, Mongolia, Inglaterra, India, Holanda, Francia, Italia, Polonia, España, Japón y una buena parte de Latinoamérica. También se proyectaron films clásicos y modernos, formales y vanguardistas, conocidos y desconocidos, a color y en blanco y negro, mudos y sonoros; convirtiendo la pantalla de la Medioteca en una fabulosa ventana con la capacidad de abrirse a otros tiempos y a otros mundos. Como esas viejas y majestuosas ventanas que aún quedan en la Villa y que aún no ha sido demolidas por el inminente progreso.“Anthony y Emma”El ciclo que hoy da inicio al año 2012, está consagrado íntegramente a la dupla actoral conformada por el galés Anthony Hopkins (1937) y la inglesa Emma Thompson (1959). Y sobre todo, a un grupo de películas ambientadas en la Inglaterra del siglo XIX y que ambos protagonizaron. “Sensatez y sentimientos” de Ang Lee (Inglaterra, 1995), abrirá la primera función. Se trata de un drama de 135 minutos basado en la novela homónima de Jane Austen con la actuación de Emma Thompson y Kate Winslet (“Titanic”). La película cuenta la historia de tres hermanas desheredadas en la Inglaterra de principios de 1800 y las peripecias que deben llevar a cabo para sobrevivir en una sociedad sin lugar para la mujer. La segunda cita será el martes 20 con la proyección de “La mansión Howard” de James Ivory (Inglaterra, 1992), un drama de 140 minutos que se llevó 3 Oscars y contó con un reparto de lujo: Anthony Hopkins, Emma Thompson y Vanesa Redgrave. El martes 27, el mismo Ivory nos trae “Lo que queda del día”, (Inglaterra, 1993, 134 minutos) con la dupla Hopkins-Thompson y Christopher Reeve (“Superman”). Cierra el ciclo el martes 3 de abril con “Tierra de sombras” (Inglaterra, 1993, 131 minutos) dirigida por Richard Attenborough y protagonizada por Hopkins junto a Debra Winger.El mes de abril traerá un ciclo con algunos de los primeros films de Pedro Almodóvar, una tríada muy poco conocida del gran realizador español: “Entre tinieblas” (1983), “¿Qué hecho yo para merecer esto?” (1984) y “Laberinto de pasiones” (1982). Mayo nos deparará un ciclo pensado tanto para cinéfilos como para fanáticos del teatro, ya que se proyectarán cuatro adaptaciones fílmicas a obras del autor norteamericano Tenesee Williams: “Un tranvía llamado deseo”, “La noche de la iguana”, “La gata sobre el tejado de zinc caliente” y “El pájaro de la juventud”. Junio traerá películas independientes del actor y director John Cassavets (1929-1989). Un nuevo grupo para un mismo viejo objetivoTras la partida de los muchachos del Cineclub (Ulises, Maximiliano y Esteban) embarcados en un proyecto personal y por cierto cinéfilo, en este 2012 se suman a la dirección de Klimovsky una decena de alumnos de Diseño y Producción de Imagen de la UNVM, entre los que se cuentan Paula, Marisel, Katya, Eric, Horacio, Pedro y Caro. Sin embargo y a pesar del cambio de staff, el Cineclub intentará proseguir con su objetivo inicial desde que se fundó: acercar propuestas cinematográficas nucleadas en un ciclo, “sobre todo aquellas que son difíciles de ver en otros lugares”, como declara Klimovsky. “Para esto continuaremos con nuestra mecánica de comentar algo acerca del director y los actores, dar algunas claves y referencias antes de cada función”, señala. La última pregunta al director es si piensa que el Cineclub ayudó a formar un público cinéfilo en la Villa. “Tal vez sea muy pretensioso decir eso. Yo no sé si ayudamos a conformarlo o ayudamos a nuclearlo. Creo que esos cinéfilos ya existían pero carecían de un espacio para sus inquietudes. Ahora, al menos los martes a la noche, ya tienen uno”. Y al decir esto, es como si Pedro abriera uno de aquellos viejos y misteriosos balcones, una ventana a ese maravilloso mundo hecho de ficción, luz y latas de celuloide.Iván Wielikosielek-Especial UNVM-


Compartí esta publicación